Caricaturas de Neftalí enlace

Caricaturas de Neftalí enlace
Dale un click al banner y conoce las caricaturas de Neftalí

sábado, 19 de abril de 2008

Eso no es reforma energética

HEMISFERIO CENTRAL
Por: alejandro hernández lópez


En un lugar de extrema pobreza (de los tantos que existen en México) nuestro pequeño presidente -cubriendo la agenda de su gira- le dice a una niña: “fuiste a la escuela”. La pequeña, sincera como son todos los pequeños, responde: No… Con la cola entre las patas y rodeado de periodistas, el enano mental, agrega: “es que ibas a ver al Presidente”. No, tampoco…

En otra escena de la vida de “nuestro personaje escogido legítimamente en las urnas”, lo pudimos escuchar hablando en un mensaje cifrado, tan cifrado que parecen palabras del hijo de Og Mandino: “Cuando se siembra odio, cuando se siembra división, cuando se siembra cizaña, se recoge también encono y división”. Vaya palabras del pequeño y presidente. De plano: “el que obra mal se le pudre el animal”.

La conclusión y recomendación se obvia: “no anden tomando tribunas camarales”. Por pura coincidencia, coincide con los momentos de estire y afloje entre el FAP, el PRI, el PAN y el PVEM para acordar los términos de un debate sobre la reforma energética.

Nomás confiemos en que no haya apariciones tan temibles como el chupacabras, el hijo del Chupacabras, o bien, una organización criminal organizada por los hijos de La Llorona, Santo contra la momia magisterial, la Mujer Loba, el Sacristán Violador, la virgen loca y la venta de PEMEX.

A propósito, dice felipe con palabras que parecen verdad: “Nuestra propuesta no implica privatizar Petróleos Mexicanos, sino que esta empresa, que -es de todos los mexicanos-, produzca más petróleo, más gas, más gasolina y eso lleve al país a tener hartos ingresos que permitan financiar el futuro de las nuevas generaciones”. A otro perro con ese hueso…

Ahora resulta que el presidente nos quiere hacer creer que los ciudadanos somos dueños del petróleo, al comprar un bono petrolero, “cuando la iniciativa establece claramente que los tenedores de uso de estos bonos no tendrán ningún derecho patrimonial ni sobre el petróleo ni sobre PEMEX”. No felipe, no es reforma energética, es la muestra de tu gris y pobre desempeño, mira que ni para robar me saliste bueno, condenado mocho ladino.

Los expertos, dicen refiriéndose a los bonos ciudadanos, “estos instrumentos tendrán un valor de ahorro y darán rendimientos muy parecidos a los de los Certificados de la Tesorería. El beneficio es para quien los venda”. Digamos que esto no es reforma energética, es un claro acuerdo entre banqueros y el gobierno de felipe.




Los bancos –advierten los especialistas- tendrán la ganancia, porque además “serán ellos quienes vendan los bonos, y también pueden recomprarlos, porque Hacienda va a crear un mercado secundario donde puede haber un solo acreedor y no habrá reglamentación”. (Aseguramos que la fuente de este dato no es la inmaculada bola de cristal).

PEMEX se ha acabado, la gallina de los huevos de oro se hizo vieja. Hay dinero, pero no capacidad para seguir desarrollándose, PEMEX empieza a quedarse corto para cumplirle a México.

Su deterioro –tristemente- se debe a una absurda carga fiscal, a los exorbitantes sueldos de jefes y casi todos los trabajadores, a las prebendas, pero sobre todo, a los directores sin escrúpulos y a una camada de rateros extranjeros y nacionales. El último caso, no el primero ni único, pero si el más descarado es sin duda el asunto de Juan Camilo Mouriño.

Con tantos ejemplos de fracaso, tantos actos de corrupción desde el gobierno y sus actores, noticias de enriquecimientos ilícitos, negocios en lo oscuro, pero sobre todo de absoluto cinismo, no es fácil decidir a favor de admitir el ingreso de la inversión privada y la presencia de los bancos, sin pensar en la confabulación del ratero, enano mental y pequeño presidente.

Desde cuando no se reinvierten las ganancias en PEMEX, desde cuando inició esta lenta agonía que culminará con la obligada, inevitable, necesaria, oscura, privatización. Desde cuando es cierto que por su ineficiencia ha tenido consecuentes pérdidas. Será cierto también que desde aquel 18 de marzo, en la fraguada expropiación petrolera, ya algunos decían: “Por fin, se ha cumplido parte del plan, quitárselo a los mexicanos será mucho más fácil”…
alejandro hernández lópez
hemisferiocentral@gmail.com